Agua: la gran olvidada de las energías renovables

Fuego para la energía solar; tierra y geotermia; la fuerza del viento en la eólica… Sin embargo, si se habla de renovables la gran olvidada es siempre el agua, pero… ¿Por qué la hidroeléctrica no se suele incluir con el resto de las fuentes sostenibles?
Agua: la gran olvidada de las energías renovables

Fuego para la energía solar; tierra y geotermia; la fuerza del viento en la eólica… Sin embargo, si se habla de renovables la gran olvidada es siempre el agua, pero… ¿Por qué la hidroeléctrica no se suele incluir con el resto de las fuentes sostenibles?

Agua: la gran olvidada de las energías renovables
Agua: la gran olvidada de las energías renovables – Podcast Tomamos Impulso (9 de julio de 2023).

Tierra, fuego, aire y… ¡agua! Sin embargo, de esta última casi nadie se acuerda y cuando se hace es porque no cae ni gota o, precisamente, por todo lo contrario. De la sequía a las inundaciones. La pasada primavera ha sido una de las que han tenido menores precipitaciones de las que se recuerdan. El verano tampoco ha sido mejor. Lo de las típicas tormentas veraniegas al caer la tarde forma parte solo del recuerdo. Y, sin duda, es algo que afecta al precio de la luz porque la energía hidroeléctrica es uno de los principales componentes del mix eléctrico. Es muy variable, pero realmente importante. Así, en los años con menos aportación, genera en torno al 15% del total de la electricidad que se consume en España, pero en los años buenos, con lluvias abundantes, puede llegar al 25%. Ese diferencial tiene una gran relevancia.

Tanta que en España dependiendo del agua disponible en los embalses puede ser la principal fuente de energía o la cuarta. Hay un dato que lo confirma. Normalmente la nuclear suele ser la primera y este año lleva el 22%.

Por tanto, importante. Lo que pasa con la hidroeléctrica es que, cuando se habla de renovables, se suele dejar de lado porque tiene una particularidad que la hace especial. Muy distinta a las demás. Ahora mismo las que están más presentes en el sistema eléctrico español son el viento, el sol que cada vez va ganando más presencia, y el agua. Eso sí, las dos primeras tienen grandes diferencias en cuanto al funcionamiento respecto a la hidroeléctrica. Cuando hay lo que se llama recurso primario… Es decir, cuando el sol brilla y está despejado o sopla el viento se tiene que producir esa electricidad. No se puede desperdiciar ni dejarla pasar. No hay discusión. Es así y punto porque además son las tecnologías más baratas. Hunden los precios literalmente y más si hay una gran cantidad disponible en ese momento. Deben aprovecharse en ese mismo instante.

Por el contrario, el agua tiene una virtud que la hace única y de la que carecen las otras dos. Se puede almacenar de tal modo que la compañía eléctrica que gestiona las centrales puede decidir si abre compuestas y pone en marcha las turbinas o si prefiere guardarla para otro momento que le venga mejor. Horas, días o incluso meses después. A su libre elección siempre que no haya demasiada almacenada con riesgo para las infraestructuras. Esta particularidad hace que por mucha agua que caiga en un momento determinado, salvo que los embalses estén por encima de un nivel sobre el cual empiece a ser peligroso. Es decir, que haya tanta que se llegue a poner en riesgo la infraestructura. Así, cuando llegan al 80% de su capacidad hay que liberarla y se convierte en un recurso primario renovable. Muy parecido al sol y al viento.

Agua: la gran olvidada de las energías renovables - Podcast Tomamos Impulso (9 de julio de 2023).
Agua: la gran olvidada de las energías renovables – Podcast Tomamos Impulso (9 de julio de 2023).

Y hay que producir sí o sí, pero no es lo habitual. Lo normal es que sean las eléctricas las que lo deciden. No acaban ahí las diferencias… Hay otra fundamental. En lugar de vender la energía generada a precio muy bajo o cero como las demás renovables lo hacen al llamado coste de oportunidad. Al del gas, que es el más caro de todos. Juegan con el agua. Negocio puro y duro. En la práctica significa que cuando llueve, excepto que lo haga de una forma muy intensa y a su vez los embalses estén muy llenos, solo se favorece la cuenta de resultados de las eléctricas. Agua a precio de champán. Mientras que cuando hace sol y viento se hunden literalmente. Por este motivo, afecta la sequía, pero de una forma diferente a como lo hace la excelente aportación de energía solar en lo que va de año.

Beneficios caídos del cielo e impuestos a las eléctricas

Beneficios caídos del cielo e impuestos a las eléctricas

Cuanto más alto sea el precio del gas mayores serán siempre los beneficios caídos del cielo de las eléctricas, pero ¿son posibles nuevos impuestos que los reduzcan?
El otro objetivo del plan de ahorro energético

El otro objetivo del plan de ahorro energético

Está en la mano de todos. Más allá de datos y cifras que confirman la rentabilidad del uso racional de la energía, principal objetico del plan de ahorro energético es la concienciación en materia de responsabilidad.