Electrodomésticos y potencia contratada

Lavadora, horno, vitrocerámica, campana extractora, plancha, secador, … ¿Cuántos electrodomésticos se pueden encender a la vez sin pasarse de la potencia contratada y que salten los plomos? 
Electrodomésticos y potencia contratada

Lavadora, horno, vitrocerámica, campana extractora, plancha, secador, … ¿Cuántos electrodomésticos se pueden encender a la vez sin pasarse de la potencia contratada y que salten los plomos? 

Electrodomésticos y potencia contratada
Electrodomésticos y potencia contratada

El precio justo, ¡sin pasarse! Lo más parecido que se puede ver hoy en día al mítico concurso de televisión de los 80. Ahora se puede recordar en todas las casas con la electricidad. Lavadora, horno, vitrocerámica, extractor, plancha, secador y hasta el televisor. Calcular los electrodomésticos que se pueden conectar sin que se dispare el ICP puede ser más complicado que responder correctamente a Joaquín Prat por el precio de un enchufe o un fusible. Cosas más difíciles se vieron y su importancia era mucho menor. Tan solo era un juego. ¡A jugar…! De lo que se trata ahora es de acertar con la potencia contratada que luego se paga en la factura. Es la parte fija, la que siempre se mantiene estable en el recibo se consuma lo que se consuma. Por eso, es fundamental para el ahorro y para determinarla, la clave está en la simultaneidad.

La regla de oro que todo el mundo debe saber es que si no saltan los plomos al menos 2 veces al año es que se tiene más potencia de la que se necesita.

Cada cosa a su tiempo. Lo primero es saber la potencia que se tiene contratada. Lo normal es que sea entre 2,3 kW y 9,2 kW. Es lo más habitual y que, a partir de ahí vaya subiendo en tramos de 1,15 kW, aunque dentro de poco se podrá ajustar a la décima. Así, va a saltos de 2,3 kW, 3,45 kW, 4,6 kW, … Pues de lo que se trata ahora es de reducirla al máximo. Cuánto más baja mejor. Eso sí, garantizando siempre el correcto funcionamiento de todos los electrodomésticos. Tanto es así que por cada tramo de 1,15 kW que se consiga reducir, el ahorro en la factura va a ser de 60 euros al año. Demasiado, por no tener nada que ver con el consumo. Antes de cambiarlo hay que tenerlo muy claro.  La modificación cuesta 11 euros y solo se puede hacer una vez año.

potencia contratada
Electrodomésticos y potencia contratada – Madrid Directo de Telemadrid (29 de septiembre de 2018)

Así que si se tiene menos potencia contratada lo único que podría suceder es que saltarían los plomos. Molesto, pero con solución. Todo porque el error a la hora de contratarlo es que se suele hacer en función de los electrodomésticos que se tengan en casa. Un truco comercial muy efectivo porque en realidad tan solo depende de los que se pongan en funcionamiento a la vez. Y, además, durante un cierto tiempo. No por un uso puntual. Más sencillo de lo que parece y lo mejor para comprobarlo es visitar dos casas con necesidades muy diferentes. Eso es, precisamente, lo que ha hecho Jorge Morales en el programa Madrid Directo de Telemadrid.

Para que salten los plomos se debe superar la potencia contratada durante un determinado tiempo. No se produce de forma puntual sino a partir de 15 minutos de uso continuado.

Dos casas muy diferentes, pero con algo en común. Ambas tienen un consumo base de 800W para hacer funcionar lo indispensable: frigorífico u otros electrodomésticos que están siempre conectados. A partir de ahí, la cosa cambia. En la primera cocinan con dos fuegos y el horno a la vez. Sin embargo, no se les ocurre poner la lavadora o un tercer fuego al mismo tiempo. Pues 4,6 kW son más que suficientes. No se disparará el ICP en ningún momento. Por el contrario, la segunda necesita más potencia. Más fuegos en la cocina, horno y lavadora. Todo a la vez. Grave error. Eso son ya 6,9 kW, dos tramos de más y, por tanto, 120 euros extra al año, aunque su consumo sea idéntico. Demasiado gasto por no esperar a otro momento para hacer la colada. Eso sí, antes de nada, hay que saber la potencia real de los electrodomésticos.

potencia contratada necesaria
Electrodomésticos y potencia contratada – Madrid Directo de Telemadrid (29 de septiembre de 2018)

Aunque para eso hay aparatos, tampoco hay que darle muchas vueltas. La plancha necesita unos 1.600W y si se le suma el secador son otros 1.200W. Lo del microondas sin ir más lejos es diferente. Va a estar más rato encendido y eso es muy importante. 800W o hasta 1.000W si se añade también el grill. Importante porque con los electrométricos no solo cuenta la potencia sino, además, el tiempo de funcionamiento. Tienen que estar conectados al menos un cuarto de hora para que salten los plomos. Por usar el secador de pelo un minuto no pasa nada, aunque se supere la potencia durante un instante ¡Se podrían conectar 10 a la vez y nada de nada! Ahora sí, como en el concurso de televisión, acertar la potencia exacta sin pasarse es más sencillo de lo que parece. Todo para pagar el precio justo en la factura de la luz.

Próximamente las compañías eléctricas tendrán que informar de la potencia contratada en la factura y habrá más flexibilidad para ajustarla al decimal en vez de por tramos como ahora.

El caso de Portugal en el post mercado mayorista

El caso de Portugal en el post mercado mayorista

Misma legislación, idéntico nivel de precios altos de la luz y, sin embargo, en Portugal apenas influyen en la factura porque en el post mercado mayorista cuentan con un sistema de ajuste a las renovables.
Pasos en una instalación de autoconsumo (y así evitar errores)

Pasos en una instalación de autoconsumo (y así evitar errores)

Cometer errores a la hora de poner paneles solares es sencillo. El principal es pensar que lo que tiene mi vecino es lo mejor también para mí. No hay fórmulas magistrales, pero para evitarlos lo mejor es seguir los siguientes pasos en una instalación de autoconsumo.