¿Impuesto a las eléctricas o a todas las energéticas?

Todas las apuestas giran en torno a que el impuesto a las eléctricas se hará a través del de sociedades, pero es la opción más difícil. También de gravar los beneficios del resto de energéticas.
¿Impuesto a las eléctricas o a todas las energéticas?

Todas las apuestas giran en torno a que el impuesto a las eléctricas se hará a través del de sociedades, pero es la opción más difícil. También de gravar los beneficios del resto de energéticas.

Complicado. No hay quien se ponga de acuerdo con el impuesto a las eléctricas. Todo el mundo, salvo las propias compañías implicadas, lo ven con buenos ojos. Ahí hay acuerdo y más si sirve finalmente para bajar de forma parcial el recibo de la luz. Más que nada porque sus cuentas de resultados empiezan a parecer indecentes. Mientras los consumidores pagan el kWh más caro de la última década se reparten el mayor dividendo de su historia y encima presumen de hacerlo. Sin embargo, los problemas vienen cuando se empieza a hablar del cómo, cuánto, cuándo y, sobre todo, a quién. ¿Solo a las empresas de la luz o también a las petroleras y gasistas? Mucho más difícil de lo que parece también en la forma y hacerlo a través del impuesto de sociedades tampoco parece la mejor solución… Al final, sea como sea, será complicado.

¿Impuesto a las eléctricas o a todas las energéticas?
¿Impuesto a las eléctricas o a todas las energéticas? – La linterna de COPE (22 de junio de 2022).

La idea siempre ha estado ahí. Desde el inicio de la crisis energética y también antes. Lo que pasa es que en las últimas semanas ha ido cogiendo más y más fuerza. La consecuencia de la sensación común de que las eléctricas y haciendo todo lo posible para que termine fracasando la medida estrella del Gobierno. Sí, la de la excepción ibérica que no les interesa para nada al reducir significativamente sus ingresos. Por este motivo, se les lanza un órdago para ver cómo reaccionan. La medida más dura que se les puede poner es ir directamente contra sus beneficios. La dificultad es grande incluso desde el propio planteamiento. ¿A qué empresas afectaría? ¿Qué actividades se incluirían? ¿Solo la generación o también la distribución y comercialización? Además, como ha señalado Jorge Morales en La linterna de COPE hay otras dificultades.

Por ejemplo, ¿cuál es la situación de las grandes multinacionales del sector que tributan una parte en España y otra en sus países de origen donde tienen su sede social?

Sí, el más difícil todavía está, precisamente, por llegar. Es decir, cómo hacerlo posible o a través de qué mecanismos materializarlo. Modificar el impuesto de sociedades para que afecte solo a las empresas del sector parece del todo imposible. Igual que en el sector energético en general. Las posibilidades que de luego la echen atrás los tribunales son demasiado altas. También que se pueda incluir a las petroleras y las gasistas, aunque en realidad el origen de todo está en estas últimas. En cualquier caso, el problema es dónde. Sin ir más lejos hace unos días Joe Biden les pedía contener sus beneficios, pero… ¿Por qué una empresa de petróleo americana va a tener un tipo impositivo allí diferente del de aquí? Es más, ¿por qué ahora se les va a cambiar de nuevo en España? Todo depende de cómo se hagan los cálculos. La situación no es sencilla.

impuesto a las energéticas

De hecho, parece un auténtico enredo. Por este motivo parece que el método elegido no vaya a ser a través del impuesto de sociedades. Por suerte, existen otras vías. Hay más caminos para elegir y las mayores opciones para hacerlo las tienen dos normas que en estos momentos se están debatiendo en el Congreso de los Diputados. La primera tiene que ver con los llamados fondos de sostenibilidad. Es decir, que el gas y el petróleo contribuyan al pago de las renovables y que no se haga solo a través del recibo de la luz. La otra es que las empresas eléctricas que no emiten CO2 devuelvan los ingresos extraordinarios que están teniendo como consecuencia de la subida de los derechos de emisión. Dos alternativas muy diferentes para gravar a todas las energéticas. En cualquier caso, lo que es seguro es que se va a prolongar en el tiempo.

Intervención del mercado eléctrico a todo gas

Intervención del mercado eléctrico a todo gas

Toda la electricidad a 700 euros/MWh, aunque solo el 20% tenga que ver con el gas de Rusia, hacen más necesaria que nunca la intervención del mercado eléctrico para limitar su efecto en las facturas.
Energía e inflación en septiembre (y en casi cualquier mes del año)

Energía e inflación en septiembre (y en casi cualquier mes del año)

Casi céntimo a céntimo y sin que nadie se dé cuenta. Primero la electricidad desde marzo y luego los combustibles hacen que la relación entre inflación y energía siga siendo tan estrecha que el alza en el primero arrastre rápidamente al segundo.